Periodismo gastronómico: ¿moda o realidad?


Este es un artículo escrito para 7caníbales.com en el que reflexiono sobre el periodismo especializado en gastronomía.

Desde la aparición de Ferran Adrià en la portada de The New York Times, España toma conciencia de la importancia de la gastronomía y, también, los medios de comunicación. En  los comienzos del siglo XXI, los diarios empiezan a entender el interés de contar con periodistas especializados en gastronomía, de las secciones gastronómicas o de la inclusión de este tipo de noticias, no sólo en sus apartados para estilo de vida y ocio, sino también en los de cultura. Descubren que la gastronomía es más que crítica y recetas y que los reportajes, las noticias y las entrevistas aportan valor a sus espacios informativos.

Ferran Adrià y la gran atención mediática que siempre le acompaña / Yanet Acosta

Con la crisis económica y del mundo de la comunicación, que es más estructural que coyuntural, la apuesta por la información gastronómica se mantiene, aunque con inflexiones. Son muchos los que piensan que la gastronomía es una moda en los medios de comunicación, sin detenerse en la experiencia de otros países donde es un referente importante como Francia o Estados Unidos.

No obstante, sólo la solidez de los contenidos puede hacer que la gastronomía pase de ser considerada una moda para ser una realidad cultural de la que es necesario informar.

En los últimos meses, la noticia más relevante en el mundo gastronómico ha sido el cierre temporal de elBulli. Cientos de artículos, piezas televisivas y radiofónicas han abordado el tema. Pero, ahora bien, ¿hay algo más?

La gastronomía, al igual que cualquier otro tema periodístico, se atiene a la máxima informativa de la agenda, es decir, aquellas noticias esperadas y que suceden cada año, como puede ser la concesión de los soles Repsol o las estrellas Michelin.

Pero la sustancia de un contenido informativo va más allá y, normalmente, tiene no sólo que ver con ser el primero, sino con tener el ingenio, la capacidad analítica y la ocurrencia de buscar temas diferentes e interesantes, que aporten una nueva visión o que demuestren las conexiones entre campos aparentemente distintos.

Para llevar a cabo esta tarea hay que ser, por encima de todo, periodista. Y ser periodista no es únicamente tener una carrera, sino contar con el olfato y la actitud para esta profesión relativamente joven.

No vale con quedarse con la nota de prensa o con lo dicho en las redes sociales. Hay que confirmar, contrastar las fuentes y escudriñar hasta el último por qué. Estudiar, investigar, observar, viajar, preguntar, hablar. Y para hacer todo esto se necesita a un profesional, que como su nombre indica, debe cobrar por su trabajo.

La información gastronómica se puede enfocar con un punto de vista festivo y tabloide, pero, lo que hace que perdure es el rigor de quien informa y el interés de los contenidos, independientemente de cuál sea el soporte (medio on-line o tradicional, un blog o una publicación en papel).

Sólo así se conseguirá que el periodismo gastronómico no sea considerado una moda, sino una realidad.

+ There are no comments

Add yours

2 × dos =