Los ojos de todos en la Red

Los ojos de todos en la Red


Milan Kundera escribió La Inmortalidad a finales de los años ochenta y, en aquel momento, ni imaginó lo bien que vendría una de sus reflexiones para entender las Redes sociales como Facebook:

Hoy el ojo de Dios ha sido reemplazado por la cámara. El ojo de uno ha sido reemplazado por los ojos de todos. la vida se ha convertido en una única gran orgía en la que todos participan.

La sensación de sentirse observado es la primera que aleja de las redes a quienes aún no se han familiarizado con una nueva fórmula de estar en sociedad. Siempre se plantean cómo conseguir llevar su imagen entre un amplio grupo de personas heterogéneas entre las que se encuentran vecinos, compañeros de trabajo, jefes, amigos, antiguos compañeros de clase, la tía, el primo y, a veces, hasta la suegra y aquella ex-novia o ex-novio.

La solución es simple: con honestidad, porque por más que queramos pensar que dominamos la imagen que proyectamos, nunca ha sido así.  El propio Kundera lo explica:

En la medida que vivimos con la gente, no somos más que lo que la gente piensa que somos (…) Nuestro yo es una mera apariencia, inaprehensible, indescriptible, mientras que la única realidad es nuestra imagen a los ojos de los demás. Y lo peor es que no eres su dueño. Primero intentas dibujarla tú mismo, después quieres al menos influir en ella y controlarla, pero en vano: basta con una frase y te conviertes en caricatura.

+ There are no comments

Add yours

2 × 1 =