Ferran Adrià en NY


En menos de un mes, Ferran Adrià ha regresado a Estados Unidos, esta vez a Nueva York. Dice que ya entiende mejor el inglés y que el siguiente paso será hablarlo, lo mismo que ocurre con su cocina: primero hay que entenderla para después hablar de ella. Como siempre, agenda completa. Primero, la presentación en el French Culinary Institute (llamado ahora International Culinary Center) para la prensa estadounidense de la primera biografía sobre él. La ha escrito el periodista y escritor gastronómico estadounidense Colman Andrews, conocido sobre todo por su libro publicado en los 80s sobre la Cocina Catalana. Después, la presentación de la nueva campaña turística de España en el Instituto Cervantes de Nueva York.
Tengo la sensación de que cuando un personaje habla fuera de España lo hace con más soltura. Así es como escucho atónita la sinceridad del chef que ha “reinventado la comida”, según el subtítulo de su biografía. Adrià admite que convertir elBulli en una Fundación no fue nada meditado, que no siguió ninguna estrategia. Que inicialmente sólo quería que el equipo tuviera dos años sabáticos, pero que la presión de la sociedad civil y política le llevó a decidir sobre la marcha en lo que se iba a convertir elBulli: en una fundación. Ahora, el proyecto tiene ya hasta padrino, la compañía Telefónica. Además, el restaurante se modificará para convertirse en ese gran laboratorio de ideas. El trabajo de los arquitectos ya ha comenzado y según asegura explicará el proyecto en su totalidad en el próximo Madrid Fusión. Sin embargo, una de las cosas que es definitiva es que todo lo que se cree en el taller se publicará cada día en internet. Otra es que durante estos dos años hasta que se ponga en marcha el proyecto su equipo podrá hacer lo que quiera: viajar, aprender.
En la presentación de esta biografía –Ferran. The inside story of El Bulli and the man who reinvented food-, que se traducirá al español el próximo año estaban además de periodistas como Arthur Lubow (el periodista del New York Times que llevó al chef a portada), cocineros como Mario Batali (famoso por su nuevo espacio “Eataly” dedicado a la cocina italiana en el que combina tienda delicatesen con siete restaurantes) y José Andrés (que inaugura el 15 de diciembre dos restaurantes en Las Vegas) y la mujer de Ferran Adrià, Isabel, quien casi nunca aparece en actos públicos.
El embajador de la cocina española también lo será de toda España con el lema “Aquí el arte no sólo está en los museos”. Adrià sin embargo lo tiene claro, lo mejor para darse a conocer es ir a por todas y mostrar la cocina española con restaurantes en todas las ciudades. En esta idea se centra su nuevo proyecto personal con su hermano Albert: una línea de restaurantes de cocina tradicional española. El primero se inaugurará el próximo enero en Barcelona, después vendrá Madrid y si todo funciona, lo más seguro es que Nueva York sea la ciudad elegida para lanzar el concepto de forma internacional. Una vez más se refuerza la idea de que lo que triunfa en la Gran Manzana, triunfa en el mundo.

+ There are no comments

Add yours

4 × 2 =